Buscar

Los efectos de la testosterona en la confianza y la libido masculinas

RAHNDI HUTTER EPSTEIN / NYT


Esther Aarts

Obtener una lectura alta de testosterona es algo para presumir entre algunos hombres a cierta edad y puede explicar en parte el atractivo de los suplementos de testosterona. Pero una vez que tu nivel de testosterona, la hormona masculina publicitada como la creadora de la energía, la libido y la confianza, está en un rango normal, ¿de verdad te dice mucho?

Los expertos afirman que probablemente no.


Los niveles normales de testosterona en los hombres van desde los 300 hasta los 1000 nanogramos por decilitro de sangre. Una variación de un número dentro del rango normal puede que no haga la diferencia.


“No observas grandes cambios cuando los hombres están dentro del rango normal”, dijo Shalender Bhasin, un endocrinólogo y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina en la Universidad de Harvard. Las mayores diferencias en la energía y el impulso sexual ocurren cuando los hombres pasan a un nivel normal cuando estaban en un nivel inferior al promedio.


Un estudio de 2015 en JAMA descubrió que el impulso sexual se incrementó en hombres que pasaron desde 230 —considerado un nivel bajo— a 500, alrededor del punto medio de lo que se considera normal. No hubo diferencia entre hombres que pasaron dentro del rango normal de 300 a 500.



La testosterona sí influye en el volumen de masa muscular: entre más testosterona consuma un hombre, más grande será su musculatura —sin importar el nivel en el que comience, una razón por la que la hormona es popular con los jóvenes que realizan fisicoculturismo—. Sin embargo, los suplementos de testosterona parecen no ayudar a los hombres de edad avanzada a caminar más lejos o a levantarse con mayor facilidad si están sentados, que son dos de los objetivos que los médicos buscan al ayudar a pacientes de edad avanzada.


A partir de los 30 años, los niveles de testosterona decaen, en promedio, alrededor del uno por ciento anual. Alrededor del cinco por ciento de los hombres cuyas edades oscilan entre los 50 y los 59 años tienen niveles bajos de testosterona junto con síntomas como pérdida de libido y letargo, según algunos estudios.


La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprueba geles e inyecciones de testosterona solo para hombres con niveles por debajo de 300, incluidos aquellos que sufren padecimientos que causan que los niveles de hormonas se desplomen, como un tumor pituitario o lesiones en los testículos. Esos hombres realmente carecen de la hormona, así que regresar al nivel a normal puede colaborar a restaurar el impulso sexual y la energía. Las compañías de seguros típicamente requieren dos lecturas de testosterona tomadas por la mañana con un nivel inferior a 300 nanogramos por decilitro y síntomas de baja testosterona antes de que rembolsen el costo de los suplementos.


En marzo, The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism publicó los lineamientos más recientes de la Sociedad Endócrina, que están de acuerdo con la FDA. El grupo aclaró que la terapia de testosterona solo debe ser dada a hombres que han probado niveles bajos de testosterona y evitada en hombres que han sufrido una embolia o infarto en los últimos seis meses o que están en alto riesgo de cáncer de próstata.


No obstante, las cifras de testosterona están lejos de ser una ciencia exacta.


Keith Hall, un operador petroquímico de 48 años de Baytown, Texas, buscó a un doctor especializado en salud masculina en la Facultad de Medicina de la Universidad Baylor porque estaba cansado y carecía de libido. Su nivel inicial de testosterona era inferior a lo normal, alrededor de 202. Finalmente, encontró a un urólogo, Alexander Pastuszak, quien le ofreció inyecciones de testosterona que elevaron sus niveles a un rango normal y lo hicieron sentir mejor.


Edward Blake, un operador de montacargas de 53 años originario de Houston, buscó al mismo doctor por las mismas razones. Su nivel de testosterona se ubicaba en 450, dentro del rango normal. “Me sentía algo cansado, pero después de la tercera inyección, levanto objetos sin problema”, dijo Blake. Afirmó que además de sentirse más fuerte, su impulso sexual ha mejorado.


Pastuszak dijo que él principalmente receta testosterona a hombres ubicados en la categoría baja conforme la FDA —inferior a 300—, pero en algunas ocasiones deja que otros hombres con síntomas la prueben. “Si tienes a estos hombres en un rango medio y los pones en el tratamiento, la mayoría dirá que quieren permanecer en él”, dijo; agregó que la mayoría de los hombres dirá que los hará sentir mejor y estimula su impulso sexual. Sin embargo, ¿es el poder de la hormona o el poder de sugestión?


“La realidad es que no tenemos la respuesta”, dijo Pastuszak, al afirmar que realmente es desconocido. “Tengo que tomar su palabra cuando me dicen que se sienten mejor con ella, sin importar si el efecto es real o si la testosterona actúa como un placebo”.


Para complicar más el asunto, los niveles de testosterona fluctúan, tienen su nivel más alto a las ocho de la mañana y disminuyen durante el transcurso del día. Los niveles tienden a llegar a su nivel mínimo alrededor de las ocho de la noche. Los momentos más altos y los más bajos son más prolongados para hombres cuyas edades son menores a los 40 años en comparación con los hombres después de los 70 (para un hombre de 40 años, una lectura por la mañana puede ser 200 puntos mayor que en la tarde, contra una diferencia de 50 puntos para uno de 70 años).


Y todo tipo de situaciones pueden empujar los niveles hacia cualquier dirección.


El entrenamiento de resistencia incrementa los niveles, así como también lo hace una rutina de ejercicio de alta intensidad. Incluso ver a tu equipo deportivo favorito puede impulsar la cifra hacia arriba, como descubrió un estudio de 1998 que midió la testosterona entre fanáticos de básquetbol antes y después de un partido (los niveles de testosterona disminuyeron entre aquellos que apoyaban al equipo perdedor). Aun así, cualquier ganancia de dichas actividades tienden a ser efímeras, los niveles generalmente regresan al nivel normal dentro de media hora aproximadamente.


Así como hay actividades que los hombres pueden hacer para aumentar sus niveles, también hay otras que los disminuyen: ejercicio de resistencia, como entrenar para un maratón o bicicleta en distancias largas, puede bajar los niveles, así como el estrés.


La obesidad causa que los niveles de testosterona se desplomen; mientras que perder el 10 por ciento de grasa corporal puede incrementar los niveles en cien puntos. Incluso cuidar de los hijos durante varias horas puede causar que los niveles disminuyan abruptamente, reportó un estudio en los procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. La influenza y otras enfermedades virales también pueden causar que los niveles decaigan, por lo que deberías evitar la evaluación hasta que estés completamente recuperado.


Respecto al alcohol, unas cuantas cervezas no causarán una diferencia a corto plazo. Pero el daño al hígado por abuso crónico de alcohol obstruye la producción de testosterona.

Para complicar más las cosas, cada laboratorio encargado de la producción de testosterona tiene sus propios métodos de calcularla, así que un hombre puede registrar 300 con el aparato de una compañía, pero 400 con la de otra.


¿Qué pasa con el hombre que alcanza la lectura máxima de 1000?


Tan solo el conocer su puntuación podría hacerlo sentir tan bien que aumente su confianza y libido. Pero eso no significa que el efecto es un resultado de cambios en su química hormonal.


Randi Hutter Epstein es la autora del libro “Aroused: A History of Hormones and How They Control Just About Everything”.

0 vistas